• Las calles

  • Top Clicks

    • Ninguna

La verdad de las mentiras

Somos muchos los que usamos las mentiras de vez en cuando para salir de un apuro o para no hacer daño a los demás. Esconder cosas que nos parecen vergonzosas o incluso inventar otras para aparentar lo que no somos. Este tipo de trampas son simples hechos inocentes que a la larga se terminan destapando y no hay mucho más castigo que la verdad.

Hay muchas personas que usan las mentiras como una forma de vida. Las tienen tan enraizadas en su propia personalidad que no son capaces de deshacerse de ellas y eso les pasa factura tarde o temprano. A esta clase de personas solemos verlas desde un punto de vista poco simpático. Se convierten en personas solitarias o más bien en “personas parásito” que solo buscan a alguien para poder contagiarle de sus historias y aprovecharse de este. No puedo decir que odie a estas personas porque la mayoría de las veces quieren salir de esta situación pero no pueden porque se ha convertido en costumbre.

A quien sí odio es a la gente que miente para perjudicar a los demás incluyendo su propio beneficio. Esas personas que disfrutan desaciendo relaciones, hábitos o rutinas que no son malas, detruyendo vidas que ni les van ni les vienen. Solo quieren hacer que las personas se separen, pero no por ellos mismos, sino porque ellos entienden la vida desde su propio caso, desde esa soledad a la que se ven empujados desde siempre.

Con ello quiero decir, que las mentiras no son tan malas. A veces mentir es mejor que decir la verdad, pero no siempre claro. La cosa es que las personas deben pensar por sí mismas y oler lo que se les viene encima si alguno de estos parásitos les están acechando. La verdad de las mentiras es que existen para bien o para mal, y que saber usarlas en tu propio beneficio es perjudicial para los demás y al final malo para ti mismo, pero saber usarlas para el beneficio compartido es una cosa muy difícil y de personas muy consideradas con su propio entorno. No quiero decir con esto que os pongais a mentir como locos, pero no seáis tan inocentes como yo he sido a veces ya que poco a poco tuve que aprender que la vida no era de colores con todas las personas. Menos mal que aún hay gente con la que desahogarse agusto porque sabes que son de confianza y que. de un modo u otro, no ganan nada ni les interesa ganar nada contando mentiras sobre tí, ¿verdad?

mentira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: